domingo, 17 de octubre de 2010

Mi familia....

Lo mejor que me dio la vida...mis hijos, mis nueras, Horacio, mi esposo y mi nieta de cuatro patas..
"Diosito" me los bendiga...!!!


miércoles, 25 de agosto de 2010

viernes, 30 de abril de 2010


Mirad los gansos


La próxima temporada, cuando veas los gansos emigrar dirigiéndose hacia un lugar más cálido

para pasar el invierno, fíjate que vuelan en forma de “V”, de “V” corta.

¿Tal vez te interese saber el porqué lo hacen en esa forma?.

Lo hacen porque al batir sus alas, cada pájaro produce un movimiento en el aire que ayuda

al pájaro que va detrás de él.

Volando en “V”, la bandada de gansos aumenta, por lo menos, un 71% más su poder de vuelo

en comparación con un pájaro que vuela solo.
Las personas que comparten una dirección común y tienen sentido de comunidad,

pueden llegar a cumplir sus objetivos más fácil y rápidamente porque ayudándonos entre nosotros,

los logros son mejores.
Cada vez que un ganso sale de la formación, siente inmediatamente la resistencia del aire,

se da cuenta de la dificultad de hacerlo solo y rápidamente vuelve a la formación para

beneficiarse del compañero que va adelante.
Si nos unimos y nos mantenemos junto a aquellos que van en nuestra misma dirección,

el esfuerzo será menor. Será más sencillo y más placentero alcanzar las metas.
Cuando el líder de los gansos se cansa, se pasa a uno de los lugares de atrás y otro

ganso toma su lugar.
Los hombres obtenemos mejores resultados si nos apoyamos en los momentos duros,

si nos respetamos mutuamente en todo momento compartiendo los problemas y los trabajos más difíciles.
Los gansos que van atrás graznan para alentar a los que van adelante a mantener la velocidad.
Una palabra de aliento a tiempo ayuda, da fuerza, motiva, produce el mejor de los beneficios.
Finalmente cuando un ganso se enferma o cae herido por un disparo, otros dos gansos salen

de la formación y lo siguen para apoyarlo y protegerlo.
Si nos mantenemos uno al lado del otro, apoyándonos y acompañándonos, si hacemos

realidad el espíritu de equipo, si pese a las diferencias podemos conformar un grupo humano

para afrontar todo tipo de situaciones,
si entendemos el verdadero valor de la amistad, si somos consientes del sentimiento de compartir,

la vida será más simple y el vuelo de los años más placentero.

Tomado de la Web



CRONICAS DE UN HOMBRE ENAMORADO


La vida de un hombre enamorado no es sencilla. A esta altura, ya se encuentran bastante expuestos los motivos que hacen a que día a día, sea una aventura en el sube y baja emocional por el que transita su acontecer.

Contrariamente a lo esperado por la mayoría de los hombres devenidos en simples machos reproductores, un hombre enamorado ve en el acto de copulación, la semilla de esperanza de su felicidad eterna. Tan simple como beber agua de un manantial, el éxtasis que logra experimentar en el acto amoroso, lo transporta a lugares de los cuales no quiere regresar ni en un millón de años.

Sin embargo y como si fuera una condición indispensable de su ocurrir, debe enfrentar a continuación, uno de los hechos más dolorosos de haber: la incertidumbre de lo que depara el futuro.

Bueno es aclarar, que un hombre enamorado, experimenta las emociones de manera más fuerte que el común de los mortales. Ya hemos dicho que el amor que siente por su deseada pareja, lo transporta a lugares que la razón no puede comprender. Por tal motivo es de entenderse, que lo último que pasa por su mente es llegar al acto sexual. Consecuentemente, es algo que no nubla su razón y por el contrario a lo que la mayoría pudiera creer, ve ese hecho como una consecuencia propia de la expresión de su afecto, de su ternura y espera que la situación se presente, sin buscarla intencionalmente.

Aclarado ese punto… qué sucede luego de que finalmente se produce el acto de acercamiento amoroso. Bueno… puede ser muy difícil de interpretar.

Indiscutiblemente, pierde su sostén en este mundo. El piso comienza a moverse cual arena movediza y se le hace ficticio todo lo que pudo haber experimentado sensorialmente, hasta ese momento. Debemos aclarar que no se obsesiona con el hecho de volver a repetir la situación, solo le basta sentir la seguridad de que el objeto de su afecto, esa ninfa que lo transportó al Monte Olimpo en un carruaje arriado por Pegaso, pudo experimentar la misma sensación de encantamiento que él supo vivenciar.

A pesar de sus esfuerzos, muy difícilmente logre obtener esa respuesta. No por negación de su contra prestadora, sino simplemente por el hecho de que su verborragia, su incontinencia verbal y su falta de paciencia, hacen que sienta que no se encontró a la altura de la circunstancia. En cuestión de segundos, se desprende el la armadura y queda expuesto como un sapo, que no obtuvo el favor de la princesa.

Sin embargo, una sola seguridad queda intacta en su pecho: el saber que todo lo que hizo, dijo u omitió, fue motivado por el sentimiento que lo acercó a esa mujer y fue puro, sin segundas intenciones y por el solo hecho de sentirse cerca del paraíso por una fracción de segundo. Así es como el resto de sus días, obtienen justificación.

Puede suceder, ya que ni hasta un hombre enamorado se encuentra exento de ello, que nunca más vuelva a repetirse ese acercamiento. Y cuando se habla de acercamiento, se descarta de plano lo referido estrictamente a lo físico, sino que se centra en lo afectivo, lo espiritual, lo emocional.

Es claro que nada volverá a ser lo mismo en la vida de este hombre. Ya que a pesar de haber morado en un terreno fértil y estéril a la vez, luego de haber conocido el cielo y el infierno, seguirá intentando mediante todos sus bríos lograr la felicidad, porque al fin de cuentas, ese simple hecho es el que lo moviliza: la obtención de la felicidad.

Autor Sebastian Montagna


miércoles, 14 de abril de 2010

Ayer hizo tres meses que te fuistes.....


El 13 de Enero a las 13,35 he perdido a unas de las personas que más amo sobre la tierra,

mi querido hermano Carlos, que más que hermano era mi amigo, mi compinche, un ser divino, un gordo bueno,

una excelente persona, querido por todos..

Estoy muy triste, no encuentro consuelo, pero tengo y debo ser fuerte por mi y por mi familia.

Disculpen quiero escribir pero no puedo, estoy destruida, en 80 días perdí a dos de mis seres más queridos.

Pero no quería dejar de agradecer tantas muestras de cariño....

Gracias por estar, gracias por acompañarme..

Graciela

Partiste viejita....

El 3 de Abril, partiste, te fuiste junto a tu hijo, mi querido hermano.
Ya no sufres, luchaste con tu enfermedad como una fiera, pero la partida de tu hijo
adelanto todo.
Que en paz descances viejita "Dios" te tenga en la gloria.....


miércoles, 18 de noviembre de 2009

Que cuantos años tengo....................

¿Qué cuántos años tengo?, ¡que importa eso!.
Tengo la edad que quiero y siento...
La edad en que puedo: gritar sin miedo lo que pienso...
Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso, o lo desconocido...
Pues tengo la experiencia de los años vividos y la fuerza de la convicción de mis deseos...
¡Qué importa cuántos años tengo! No quiero pensar en ello...
Pues unos dicen que ya soy vieja y otros que estoy en el apegeo... Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice,
sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte...
Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso,
para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos,
rectificar caminos y atesorar éxitos...
Ahora no tienen porque decir: Eres muy joven no lo lograrás...
Eres muy vieja, ya no podrás...Tengo la edad en que:
las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo...Tengo los años en que los sueños,
se empiezan a acariciar con los dedos,
las ilusiones, se convierten en esperanza...
Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada...
Y otras un remanso de paz, como el atardecer en la playa...
¿Qué cuántos años tengo? No necesito con un número marcar...
Pues mis anhelos alcanzados, mis triunfos obtenidos,
lás lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones rotas... Valen mucho más que eso... ¡Qué importa si cumplo veinte o cuarenta!... Pues lo que importa: es la edad que siento...
Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos...
Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos...
¿Qué cuantos años tengo?...¡Eso a quién le importa!...
Tengo los años necesarios para perder el miedo y hacer lo
que quiero y siento...
Tomado de la Web.